El aceite de CBD es un suplemento completamente natural que se puede usar para tratar una serie de afecciones en las mascotas, desde ansiedad y agresión hasta dolor, enfermedad e incluso cáncer. Puede hacer que un perro sano se sienta más feliz, más sano y tranquilo con menos dolor, depresión, ira y otras emociones negativas.